APPLE: LA MANZANA PODRIDA

En la sociedad actual, el que más y mejores cosas posee se considera “superior” al resto. Por ello, mucha gente compra productos Apple, pese a que su precio, uso y características no les vengan bien o no vayan a úsalo como es debido. Parece que en la compañía del ya fallecido Steve Job todo es lo mejor y se justifica así su alto precio. Evidentemente, y como pasa con todo, no es oro todo lo que reluce.

Hace unas semanas, leía la noticia de que varias marcas de telefonía usaban niños para extraer cobalto en el Congo, entre ellas, Apple. Nunca deja de sorprendernos la empresa de la manzana, ya sea por sus avances tecnológicos, como por su gran afición a la explotación. A finales de 2014, la BBC publicaba una investigación donde se veía y relataba el sufrimiento de la gente en una fábrica de Apple en China. Jornadas extensísimas al día sin apenas descanso y trabajando incluso 18 días seguidos sin librar.

No es solo Apple la que realiza estos actos, eso es algo más que sabido. Todas las grandes empresas aprovechan su estatus para saltarse leyes y los derechos humanos de sus empleados a su antojo. Pero en Apple la situación tiene más agravantes. Tras la publicación de la noticia ya mencionada de la BBC, Apple asumió su responsabilidad y prometió cambiar la situación de sus empleados en Shangai. Más de un año después la cosa no ha cambiado en absoluto, sin tener ninguna repercusión ni económica, ni de reputación, ni nada, Apple sigue aplastando a sus empleados y a las leyes como el que va al parque a pisar hormigas.

Lo peor de este tipo de situaciones es que nosotros seguimos permitiéndolas. A precios desorbitados (El coste de producción de un Iphone 6 apenas llega a los 200$ cuando a nosotros adquirir uno nos supone un desembolso de 700$), compramos los productos de las grandes marcas solo porque nos imponen desde sus centros de publicidad la necesidad de usar esos productos.

Con la complicidad de occidente (y ahora más con la entrada en vigor del TTIP) este tipo de empresas generar un beneficio superlativo para el daño social que perpetran en países menos desarrollados, en países en los que sus gobiernos permiten, por una gratificación económica, que se abuse de manera flagrante de niños y adultos. Mientras, en la parte del mundo más desarrollada, nos dicen que trabajar en esas empresas es un “chollo” para el empleado, que son productos legales y de alta calidad y nosotros sin contrastarlo con nada, pagamos un dinero para adquirir un producto que no necesitamos. Esto es algo que ya hablamos en Consumismo gusto, pero merece la pena repetirlo: tenemos que alejarnos de esos deseos materiales que no hacen ningún bien a nuestro Ser. En este caso, no solo no le hace bien a nuestro Ser, si no que, comprando estos productos, somos cómplices de esa explotación que realizan en personas desde los 7 años.

Investigad, antes de comprar algo, así seremos conscientes a quien le estamos dando nuestro dinero.

Un Saludo

Ragnarok

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s