VIVIR FUERA DEL SISTEMA

Muchos de nosotros en alguna ocasión nos hemos planteado salir de este sistema que nos oprime cada día más. Nos obligan a usar su dinero para pagar productos de primera necesidad e impuestos. Nos dan mala educación, sanidad, contaminación e incluso, nos impiden disfrutar de un cielo “sano”. ¿Podemos dejar atrás estas situaciones? ¡Por supuesto!

Daniel Suelo es buen ejemplo de esto, lleva 15 años viviendo en una cueva en Utah. No usa dinero, se desprendió de toda posesión material, no usa identificación asociativa con ninguna localidad o país (DNI). Suelo vive de lo que recolecta en el bosque, caza y pesca. Lo dejo todo atrás, su casa, su trabajo y como el mismo relata en el libro “el hombre que abandonó el dinero” no podría ser más feliz. Daniel es un buen ejemplo de que sí se puede vivir fuera del sistema y de que sin las cosas superfluas que nos inyectan en nuestra cabeza podemos conocer incluso la verdadera felicidad.

Hay muchos ejemplos como este, desde Feng (vive en una cueva en Oriundo de Gaoba Town, China, desde hace más de 20 años) hasta Mark Boyle (vivió fuera del sistema durante el 2008), pero no vamos a hablar de ellos como tal, si no que vamos a hablar de cómo suplir la vida en el sistema por la vida fuera de esta realidad que nos han creado.

Vivir sin dinero

“El dinero solo existe si dos o más personas creen que existe.” – Daniel Suelo

Esto es lo que motiva a muchos a irse fuera. El dinero nos hace peores personas, nos enfrenta y nos divide en clases sociales, el dinero domina nuestra vida. Lo gastamos en cosas innecesarias y así lo único que logramos es darle el poder de nuestra vida a las multinacionales.

Hay mucha gente que deja atrás el dinero y se olvida de impuestos, tributos, pagos, hipotecas y demás situaciones que convierten el día a día de una persona en una constante rueda de trabajo y pagos. Esta gente puede optar por el trueque, si viven en comunidades ecológicas ó eco-aldeas. Si vivimos solos o en un pequeño grupo no podremos optar al trueque aunque, como veremos a continuación en los diferentes apartados, ni el truque ni el dinero nos es necesario.

Hogar

Como Daniel Suelo, Feng y mucho más, la opción de vivir en una cueva esta muy extendida, podemos estar cobijados de los caprichos de la meteorología.

Si tenemos algo de dinero podemos comprar una caravana, ir al bosque o zona donde queramos vivir y aparcarla ahí. Lo más recomendable es estar cerca de un río.

Otros muchos optan por la opción de hacer su propia casa, con madera, paja, bambú, barro o piedras. Cabe destacar que durante muchos años los humanos hemos vivido en casas construídas por estos materiales, así que no es una opción tan descabellada.

Comida

Quizás sea lo más fácil de todo. Vivir cerca de un río siempre nos garantizará peces y animales a los que podremos acceder para comer. Las frutas y verduras de temporada de la zona en la que nos encontremos serán buena opción para recolectar. También podemos tener nuestros propios cultivos, siempre y cuando respetemos el ecosistema de la zona. En este punto, estar fuera de la sociedad tal y como la conocemos, nos beneficiaria enormemente. Evitaríamos pesticidas, carnes hormonazas, químicos, productos genéticamente modificados y demás alimentos que no son nada beneficiosos para nuestra salud. Curiosamente, la gente que vive aislada no suele enfermar.

Vestimenta

Como Feng, podemos ir desnudos, pero si la idea es irse a una zona fría, esto queda descartado automáticamente. Una buena opción para soportar mejor las bajas temperaturas y cubrir nuestro cuerpo son las pieles, aunque la mejor opción, ya que salimos de la sociedad, es llevarnos nuestra ropa. Para lavarla, se puede usar lejía de ceniza, así también aprovecharemos las cenizas de la leña que hemos usado para calentarnos o cocinar. Para hacer lejía de ceniza solo hay que seguir 3 pasos:

1.- Coger la ceniza y ponerla con agua caliente en un cubo con una proporción de 4 a 5 partes de agua. En verano usando un cubo de metal será suficiente con colocarlo al sol.
2.- Déjalo cubierto con un paño o tapa de 24 a 48 horas, removiéndolo bien al menos una vez durante el tiempo de reposo.
3.- Decanta el líquido filtrándolo con un paño.

Educación

“La naturaleza ofrece una cantidad tan elevada de estímulos que el contacto con ella hace que el niño se encuentre en un espacio abierto, con sensación de libertad, con capacidad de moverse libremente, de observar los procesos que ocurren, y eso es fundamental para el desarrollo de sus habilidades de movimiento pero también un estímulo para sus neuronas, para sus emociones y para su aprendizaje; es una experiencia vital que permite al niño sentir y medirse a sí mismo de forma diferente a como lo hace en la ciudad”, resume Mari Luz Díaz, psicóloga, directora del centro de innovación educativa Huerto Alegre y presidenta de la red Onda de centros de educación ambiental de Andalucía.

Explica Díaz que el contacto con la naturaleza incide directamente en el movimiento, y la neurociencia ha demostrado que este tiene repercusión en el número de conexiones neuronales y favorece una organización cerebral rica y variada, una mayor plasticidad, de modo que favorece el desarrollo intelectual y el aprendizaje cognitivo. “Caerse, levantarse, ejercitar los músculos y los sentidos, ponerse a prueba, coger insectos, plantar semillas, son estímulos para el cerebro y también para las emociones, porque oler una flor, contemplar un campo de amapolas o ver cómo nace un ternero provoca al niño sensaciones que, a su vez, suscitan emociones, y esas emociones son luego importantes para construir el conocimiento, porque lo que aprendemos vinculado a emociones se graba más fácilmente en nuestra memoria y es más difícil de olvidar”, apunta la directora de Huerto Alegre.

El contacto con la naturaleza mejora las habilidades motrices de los niños lo tiene clarísimo Cristina García: “Los niños de entre uno y tres años de nuestra guardería caminan por el bosque mejor que los de cinco años que llegan de Barcelona y no saben subir una rampa, se tropiezan con las piedras del camino, se ponen a llorar porque se caen…”. Y asegura que este ejemplo –tener que sortear piedras en el camino, caerse y levantarse para continuar adelante, etcétera – es muy significativo de cómo el contacto con la naturaleza contribuye al desarrollo emocional de los niños. “En el campo es fácil trabajar la tolerancia a la frustración –si llueve te mojas y te aguantas; si te tropiezas o estás cansado mientras estás por el monte te has de aguantar y continuar –, pero también la empatía y el respeto mediante el contacto con los animales y las plantas, o la serenidad y la calma que exigen la observación y la contemplación; se desarrollan muchas habilidades de forma fácil y natural”, apunta.

La codirectora de La Granja asegura que los niños en contacto con la naturaleza también sienten menos emociones negativas, son más observadores y se muestran más agradecidos, y hay estudios que demuestran que a las personas agradecidas les late mejor el corazón porque el agradecimiento libera endorfinas que regulan la presión sanguínea. Y puesta a apuntar evidencias científicas de los beneficios del contacto con la naturaleza, recuerda que “en espacios cerrados o muy masificados se acumulan iones positivos que producen cefaleas, nerviosismo y malestar, mientras que en los espacios abiertos, en las corrientes de agua, en los bosques o cuando llueve se generan iones negativos que son buenos para la salud y el estado de ánimo; por eso pasear una hora por el monte nos ayuda a descargar el malestar y cargarnos de iones de los buenos”.

Fuente: La vanguardia

Sanidad

Siempre es bueno tener una base en primero auxilios y un conocimiento de medicinas naturales con las que podemos realizar nuestros ungüentos. En el siguiente cuadro veremos que plantas y que utilidades tienen:

PLANTA PARTES APLICACIÓN
Eucalipto
Eucalyptus globulus Labill.
Hojas – Descongestivo y oxigenante.
Malvavisco
Althaea officinalis L.
Raíces – Heridas y ulceraciones de la piel.
– Facilita la extracción de astillas.
Caléndula
Calendula officinalis L.
Pétalos – Inflamación o sequedad de la piel: heridas, eccema seco, irritación de los pezones en la lactancia, escaldadura y eritema solar.
– Antifúngica y astringente.
Consuelda menor
Prunella vulgaris L.
Partes aéreas – Hemorroides sangrantes.
Consuelda
Symphytum officinale L.
Hojas y raíces – Heridas, protección labial.
– Eritemas causados por pañales.
Hierba de San Juan
Hypericum perforatum L.
Flores – Dolores nerviosos localizados, como ciática, distensiones y calambres.
– Hinchazón de los pechos durante la lactancia.
Manzanilla
Chamaemelum nobile L.
Flores – Picaduras de insectos, heridas, eccema pruriginoso e irritación anal o vulvar.
Menta
Mentha spp.
Hojas – Quemaduras, heridas, dolor de cabeza si se aplica sobre la sien y la frente, expectorante sobre el pecho.
Melisa
Melissa officinalis L.
Hojas – Ulceraciones de la piel, picaduras y repelente de insectos.
Primaveras y prímulas
Primula spp.
Flores – Quemaduras solares y manchas de la piel.
Ortiga
Urtica dioica L.
Partes aéreas – Hemorroides.
Romero
Rosmarinus officinalis L.
Hojas – Dolores musculares y articulaciones.

Para preparar un ungüento debemos colocar una base, por ejemplo de aceite de oliva al cual se le añade hierbas secas pulverizadas o extractos de plantas. Esta mezcla se calienta a baño maría durante 15 minutos hasta lograr una pasta. Se deja descansar, se filtra y se vierte en un frasco.

Quizás en la zona donde queramos vivir no encontremos las plantas necesarias para ciertas dolencias, sin embargo, podemos llevarnos esas plantas desde nuestra actual localización y así estar preparados para cualquier situación.

¿Necesitamos luz artificial?

Por supuesto que no, el fuego ya nos da toda la luz que necesitamos por las noches y por el día, la luz del sol nos ilumina. No necesitamos estar sometido a la tiranía de ninguna hidroeléctrica tendenciosa que lo único que pretende es generar un beneficio a partir de un bien, un bien que han considerado de primera necesidad viviendo en el sistema.

Para iluminarnos también podemos hacer velas, con la cera de las abejas, por ejemplo. La soja ó el aceite de palma son otros productos que podemos aprovechar para hacer nuestras velas.

Como hemos visto en estos apartados, vivir fuera del sistema es posible, aunque algunos, por falta de valor, situación personal ó porque quieren cambiar el actual modelo de vida, no se van.

Hay muchos beneficios de vivir aislado del capitalismo como evitarnos el estrés, los horarios, los problemas económicos, evitarnos guerras y manipulaciones, entre otras. Obviamente también perderemos muchas cosas, y tendremos que dejar atrás amigos, familiares y cosas que creemos que nos hacen felices. Pero eso ya será la valoración que haga cada uno…

Un Saludo

Ragnarok

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s