LA CARA B DE LA EDUCACIÓN ESPAÑOLA

La educación va tomando cada día un camino parecido al de las fábricas de enlatado de habichuelas. Esto es algo que ya hemos aceptado con resignación, no obstante, en estos últimos años la situación ha tomado una relevancia mayor, obligando a niños de 15 años a decidir  el resto de su vida.

“Querido diario,

¡Qué bien empieza el día! Álvaro me ha enviado un WhatsApp con las novedades del curso que viene y no podía estar más contento. Empiezo 4º de ESO y el instituto ha impuesto el uso de…. ¡ipads!, así que papa y mama tendrán que comprarme uno por huevos jaja. Sé que es un pastón, pero como mama bien dice,  mi educación es lo primero, que tengo que ser un hombre de provecho y estudiar lo máximo posible… ¿Quién soy yo para contradecirla? Tendré por fin algo donde ver películas en mi habitación tranquilo, sin que los comentarios sobre las escenas de mi madre hagan que no oiga bien la tele.  Y también, pensando un poco, podre estar todo el día con él, jugando, viendo videos, leyendo comics… solo bastará con decirle a mama que estoy haciendo deberes. ¡Este nuevo curso promete!

No solo es el ipad, sino que la ley nueva hará que me pase las matemáticas que tanto odio por el for… ya que podré sacarme el titulo de la ESO con 2 suspendidas. Lo malo es que me tocará hacer un examen, pero bueno, hay que sacar nada más un 5 de media para obtener el graduado, así que puedo tomarme con tranquilidad estos dos años que me quedan de ESO.

Lo gracioso sería que Álvaro, con una media de 9 en todo tenga un mal día en la reválida y no llegue al 5, en ese caso se quedaría sin su título y yo con 2 suspendidas y haciendo lo justito pueda tenerlo…. Incoherencias de las normas. Pero yo chitón, que me viene….jaja.

Eso sí, en la nueva matricula que tengo que entregar la semana que viene como máximo me lleva loco. Tengo que elegir… ¡mi futuro! Y la decisión no es nada fácil, la cosa esta entre matemáticas orientadas a las Enseñanzas Académicas o las orientadas a las Enseñanzas Aplicadas. Podría elegir “las fáciles” pero eso me cierra mil puertas que no se si en el futuro querré abrir. Yo ahora mismo no sé si quiero hacer un FP o bachiller e ir a la uni, pero tengo que tomar esa decisión antes de la próxima semana, ya que lo que me darán en 3º irá encaminado a una de esas opciones. Un lio.

Y ¿para qué? Puedo elegir algo que me guste y estudiarlo, pero en 4 años, ¿me arrepentiré? ¿Cómo estarán las empresas de lo que he elegido? ¿Será realmente lo que quiero hacer? Tengo 15 años, puedo cambiar mil veces de idea y la situación del país puede cambiar y llevar lo que he querido hacer al desastre. Mira papa, toda la vida en su empresa y ahora con miedo, ya han tirado a muchos compañeros suyos y a él se le acaba pronto su contrato. SI elijo un camino y cuando tenga 18 años y este terminando una FP me arrepiento, ¿qué pasará conmigo? Estoy muy rallado. Los humos en casa no ayudan, ya que cada vez que le hablo a mama sobre esto se enfada, ya que ella no le ve la importancia que tiene. Ella piensa que las cosas son como antes, en la que alguien podía cursar 4º de ESO y tras finalizarlo elegir hacía donde irá su carrera. No es consciente de que yo tengo que tomar esa decisión con dos años de previsión. Es absurdo, ni yo lo entiendo, pero necesito que me ayuden.

Bueno, mejor lo dejo aquí e intento dormir un rato, mañana será otro día y quién sabe, con todo el rollo que hay con los políticos, quizás cambien de idea y no tenga que elegir nada. Eso sí, mi ipad, lo quiero.”

————————————————————-

Capítulo 1: LA CARA B DE NESTLÉ

Capítulo 2: LA CARA B DE ESPAÑA

LA CARA B DE ESPAÑA

El privilegio de ser español es equiparable a las ambiciones personales que tenemos. Podemos querer ser y quizás lleguemos pero no en las condiciones justas ni en las que estuvimos algún día.

De vuelta a la carretera, tras unas cortas pero fructíferas vacaciones, la familia “Nestlé” se adentró en el camino para volver a sus anodinas vidas. Como la mayoría de sus conocidos su existencia pasa sin pena ni gloría. Apenas pueden subsistir por la falta de ingresos y el poco tiempo libre que disponen para su disfrute. Es algo absurdo, teniendo en cuenta que el padre trabaja más de 12 horas diarias, y aún así, el viaje realizado ha tenido que ser regalado, porque no les da ni para 2 días en un paraje rural.

Para abstraerse de sus pensamientos y problemas, decide poner la radio y escuchar algo de música. Cuando presiona el botón de “On”, lo que sus oídos perciben son las notas ególatras de la voz del presidente del gobierno, jactándose de la excelente situación del país y como el crecimiento en España supera al de resto de países.  Algo estalla dentro del pobre señor, que raudo y veloz, decide acabar con tal barbarie de improperios y pasar la emisión al contenido que deseaba: música, sin más.

El sabe que todo lo que cuenta ese señor no es verdad. Recuerda con nostalgia a su compañero Carlos, al que le procesaba una gran amistad. Carlos llevaba 10 años en la empresa y decidieron prescindir de él para así contratar a chavales inexpertos y pagarles menos de la mitad a ambos. Lógicamente aceptaron, ya que no tenían opción. Directamente esta situación es culpa de los muchachos –pensó-  al aceptar dicha condiciones tan precarias, aunque si bien es cierto, la sociedad y el capitalismo ha obligado a gente de bien a  violar sus pensamientos y ambiciones para poder pagar las facturas.

Necesita la música y el entretenimiento pasajero que las canciones comerciales ofrecen constantemente, la necesita, porque como Carlos, él quizás viva la misma situación en breve. Le queda apenas 6 meses de contrato y su jefe lleva 3 años con la misma estrategia. Es simple, es legal y a él le reportan grandes beneficios. Lo que hace es contratar a gente que esta acogida a alguna subvención gubernamental, generalmente jóvenes que firman su 1º contrato. Tras un contrato de 2 meses y otro de 6, decide prescindir de ellos, aunque sean unos trabajadores geniales, y contratar a otros en sus puestos.

Con solo mirar a su marido su mujer sabe lo que está pensando, ya ni la música los abstrae. Ella hace todo lo que puede para salir de esta agónica situación, pero no consigue más que algunos conocidos la llamen para limpiar sus casas un par de horas a la semana.  Nadie, ninguna empresa la contrata, ya que desde el INEM, donde ella está inscrita, su experiencia laboral sin contrato no cuenta, por lo que en su curriculum suma 0 días trabajados. Nadie se fía de contratar a una señora de 45 años que “jamás”  ha trabajado y que tampoco les va a  reportar ninguna ayuda o subvención.

El camino se acaba y el sol se despide con sus últimos rayos anaranjados. Dicen que mañana lloverá, pero eso no se lo creen. También insinúan lo bien que esta todo, cada día mejor y ellos con solo hablar con su círculo más cercano saben que la realidad es muy distinta a la que nos intentan vender. Mañana no lloverá.

 

LA CARA B DE NESTLÉ

Vivimos en una dualidad permanente en la que todo tiene un opuesto y, que en la mayoría de casos, si no investigamos no sabemos de que trata la parte negativa de algo. El tema de hoy, Nestlé, es quizás el que más cosas oscuras esconda a sus millones de usuarios.

Como si de una cinta comprada en una gasolinera una tarde de verano y reproducida en un coche pequeño, agobiante y sin aire acondicionado, Nestlé nos deja un reguero de desesperación en su “Cara B” particular. Al principio, todo es amabilidad y aplausos por nuestra parte, en esas primeras notas en las que la compañía, que mueve gran parte del negocio de leche, chocolate, agua y demás productos alimenticios. Seguimos consumiendo sus productos, vamos avanzando por el carril de la vida, mirando impasibles la carretera, tratando de no salirnos de ella ni un centímetro que enturbie la felicidad que se respira en el monoplaza con la comparsa de esas notas que tocan a su fin.

La máxima expresión de calor se aferra al coche, el agobio es incesante, la hora no avanza y los kilómetros apenas se superan, cuando toca poner la “Cara B”. La negación de la familia a lo desconocido es evidente, pero la madre, que algo había oído sobre la “Cara B” de Nestlé insiste en su reproducción. Gira la cinta y la inserta y, a continuación, suenan las notas reales de esta empresa:

1º Esclavitud Infantil: Muchas grandes empresas, como Inditex, son muestras vivas de esta atrocidad que denigra el mundo empresarial hasta puntos nauseabundos. Nestlé, lógicamente, como gran empresa, no iba a prescindir de este sistema que les ahorra costes y con él que se permite vender a la gente chocolates de “alta calidad” (así lo publicitan), por 1€.

2º Sequía California: Cuanto más dinero tiene una empresa más quiere. La codicia de los empresarios de Nestlé no tiene límites, incluso en el estado americano de California, que vive su peor crisis acuática en 10 años. La gente lo único que pide es un poco de “clemencia” en las puertas de la compañía, pero ellos, impasibles con su mayúsculo poder, prefieren acabar con toda el agua antes de perder unos pocos millones que, como la calderilla que se aferra en la chaqueta de invierno a invierno, les hace tanta falta.

3º Privatización del agua: En un mundo en el que ya nos cobran por 4 elementos naturales (tierra, madera, fuego y metales) la cosa tiene que ir a más, y cobrarnos por 5. Eso pretende Nestlé, que el 100% de los recursos sobre el agua sean un negocio, lógicamente, gestionado por ellos. Esto no es una conspiración, ya que el propio presidente de la compañía lo confirmó en una entrevista.

4º El cambio de leche: En 1970, Nestlé obligó a madres del 3º mundo a darles su leche en polvo en detrimento de la natural humana. Éste cambio tuvo consecuencias infames: Millones de niños perdieron (y siguen perdiendo) la vida por mal nutrición. Nestlé se defendió, alegando el mal uso que la gente les daba a su producto y que las instrucciones estaban bien claras. Obviamente pasaron por alto que no sabían leerlas. Actualmente, y aunque parezca increíble, aún sigue sucediendo.

5º Uso de transgénicos: Pese a que se dediquen a limpiar su imagen en este aspecto y decir que el uso de transgénicos no es beneficioso, Greenpeace añade en sus publicaciones de empresas que usan productos modificados genéticamente a Nestlé.

6º Contaminación de las aguas: En china la situación en referencia a la contaminación esta pasando a una oscuridad abrumadora. Evidentemente, Nestlé no iba a quedarse al margen en este tema en la que también aporta su granito de contaminación. Es más, según se dice, Nestlé aprovecha esa agua contaminada. Vamos que no tiran nada.

Como un resorte, el padre apagó la cinta, cansado de lo que oía, estaba triste, todos lo estaban, ya no había marcha atrás, sabían lo que sabían y comprendían que eso no era bueno para ellos. Desde ese momento, ya pudieron mirar alrededor en el camino, y ver, que la vida no solo tiene una vía, una única dirección de mirada, si no, que tenemos todo el campo abierto, para saber realmente lo que esta sucediendo.

Al llegar a su destino, ya era de noche, la fría noche de verano les trasladaba una sensación de bienestar, una sensación de conformidad difícil de igual, después de lo sufrido en su tortuoso viaje, No tiraron la cinta, se la entregaron a una persona del pueblo que, sentada sobre su silla, masticaba una barra de “kit-kat”. “escuche la cara B y ya verá como no comerá ese dulce nunca más”- le traslado la madre con una sonrisa.